Mi Viaje a París (parte 1)

                                                             Viaje a París

                                                                    (parte 1)

¿Queréis saber cómo fue mi viaje en París? Pues aquí os detallo día a día todas las visitas que hicimos:

Día 1:

Después de una larga noche en el aeropuerto y de retrasos en nuestro vuelo de Madrid a París (Orly), nos recogió un transfer privado. Nos llevó a nuestro Hotel Brésil Opera, un hotel pequeñito y cerca del centro, con tiendas y restaurantes en la zona. Después de descansar y colocar la maleta decidimos explorar un poco la zona.

 

Como a 10 minutos andando tranquilamente llegamos a Galerías Lafayette. Si eres amante de lacompras, como lo soy yo, este es tu paraíso en la tierra…. Siempre y cuando tu cartera esté repleta de billetes. Jamás había visto colas tan enormes para entrar a tiendas de firma. Estos almacenes son una locura a la par que preciosos. Su cúpula es impresionante, si no quieres comprar podeis entrar para ver el edificio sin ningún coste.

 

 

 

 

Salimos de las Galerías y cruzamos la calle para ver la Ópera Nacional- Palacio Garnier y nada me hacía más ilusión que visitarla, ya que soy una gran fan del Fantasma de la Ópera, aunque fue una decepción no encontrarlo. El ticket para la entrada nos costó 10€ adultos y menores de 25 años 6€. No os la perdáis. Inaugurada en 1875 fue mandada construir por Napoleón III. Cuando paseamos por ella podemos contemplar el lujo y la opulencia que rodeaba a las personas que acudían en aquella época. Para mi gusto es maravillosa. Poder ver la preciosa sala de la ópera, la biblioteca, los vestidos, la gran escalera, los vestíbulos etc.… Es una visita imprescindible en París.  

      

Y ya de vuelta en el hotel cenamos en un restaurante asiático, Kim Seoul y a descansar que mañana sería un día movidito.

 

Día 2:

Comenzamos desayunando con contundencia, ya que el día iba a ser largo. Decidimos callejear un poco y sin buscarlo encontramos el Edificio de la Bolsa de París. No se puede visitar por dentro, pero si estas por la zona el edificio es bonito de ver.

 

 

 

Muy cerca la Biblioteca nacional Richelieu site, que estaba cerrada. Una pena no poder visitarla, porque las fotos prometían. Justo al lado está el famoso restaurante Le Grand Colbert.

Cruzando la calle está El Palacio Real, que fue construido para el Cardenal Richelieu. En sí el edificio no se puede visitar, ya que son sedes del gobierno, pero los jardines y patio de columnas os gustará.

 

 

 

Y ya llegamos al imponente palacio del Louvre. En los pasillos, por las cristaleras, vimos alguna sala del museo. Pero la visita al museo la dejaríamos para un par de días más adelante. Hicimos las típicas fotos de la pirámide de cristal y seguimos nuestro camino todo recto.

 

En primer lugar, encontramos La Place du Carrousel. Este arco honra la victoria de Francia en la batalla de 1805 de Napoleón Bonaparte contra el imperio Ruso y Austríaco. Este es el comienzo de los Jardines de las tullerías, donde podemos coger una silla, que son gratuitas, para sentarnos a descansar y admirar las obras de Le Nôtre.

 

 

 

Y llegamos a la plaza más representativa y grande de París, Place de la Concorde. Se convirtió en un escenario sangriento durante la revolución Francesa, ya que fueron guillotinadas 1200 personas. Entre los más conocidos fueron María Antonieta y Luis XVI. En medio de la plaza podemos ver el Obelisco de Lúxor, con más de 3000 años de antigüedad, donado por el virrey de Egipto. A los lados encontramos dos fuentes monumentales, de estructura romana que mezclan figuras humanas con animales marinos. Desde esta plaza tenéis dos fotos geniales. A un lado los Jardines de las Tullerías, con el Louvre de fondo y al otro lado los Campos Elíseos con el Arco del Triunfo.

 

A la derecha pasando por la lujosa Rue Royale encontramos la iglesia de la Madaleine. Con un aspecto similar a un templo griego. Su interior no es recargado, es muy bonita. Fijaos en el órgano. La visita es gratuita.

 

 

 

 

 

Seguimos con nuestra ruta hacia los Campos Elíseos, donde encontramos jardines. Más adelante tiendas, tiendas y más tiendas. Y ya que estábamos aprovechamos para alguna comprita. Con el monedero temblando llegamos al imponente Arco del Triunfo. Para acceder tenemos que pasar por un paso subterráneo. Cuando estás debajo te sientes una pulguita (no lo esperaba tan enorme). Napoleón mandó su construcción en 1806, es uno de los edificios más representativos de París. Entrada: Adultos 12€, menores gratis, ciudadanos UE 18-25 gratis. Y después de esta caminata tocaba descansar.

 

 

Comimos en Chez Clément, con unas vistas preciosas del Arco del Triunfo. Y después paramos en La durée a probar los famosos macarons (muy ricos). Ya teníamos fuerzas renovadas para seguir.

 

Visitamos el Grand Palais y Petit Palais (museo de bellas artes). La entrada es gratuita y tiene una exposición variada, además el edificio es una maravilla.

 

 

 

 

 

 

Al lado está el puente Alexander III, inaugurado para la exposición universal de 1900. Es un puente de ensueño por el que pasear. Dejando atrás la enorme explanada de Los Inválidos, fuimos camino de la Torre Eiffel.

 

 

 

 

 

Cuando llegamos a los Campos de Marte, nos sentamos en el césped y miramos durante un buen rato la enorme torre de hierro, ya que es el símbolo principal de París y el monumento más visitado del mundo. Fue construida en 1889 para la Exposición Universal de París. Decidimos subir en ascensor ya que nuestras pilas estaban bajo mínimo, así que nos tocó hacer cola. Subimos las tres plantas, pero sin duda la última es la mejor. Las vistas son impresionantes. Mires donde mires ves París y más París. Cuando bajamos ya estaba oscureciendo, la torre se iluminó y ese es un espectáculo que no os podéis perder. Entrada: Ascensor hasta la cima: adulto 17€, hasta los 24 años 14,50€. Escaleras: adulto 7€, joven 5€.

 

 

Cruzamos a los Jardines del Trocadero y dimos la vuelta rumbo al Barrio Latino. Después de buscar un sitio para cenar, paramos en La Braserade y por último buscamos el Metro más cercano (el metro de París tiene muy buenas conexiones, es totalmente seguro y más económico) y nos fuimos a la cama de cabeza.

 

DIA 3:

Hoy conoceríamos la parte más bohemia de la ciudad. Comenzamos callejeando y viendo las calles llenas de cafeterías, panaderías, puestos de frutas, flores etc.…

Llegamos al famoso Moulin Rouge, hicimos la foto típica y entramos al vestíbulo. Si queréis ver el espectáculo podéis reservar a partir de 95€. En la calle de al lado tenéis el café Deux Moulin, muy conocido por los amantes de la película Amelie. Podéis tomaros algo o simplemente echar un vistazo. Enfrente del Moulin Rouge cogimos un trenecito que nos costó poco y nos dio un paseíto muy agradable por Montmartre. Cuando nos bajamos paramos en un puestecito en el que había un montón de Quiches para elegir. En esta zona encontraréis muchos sitios para comer algo.

 

Llegamos a la Basílica Sacre Coeur. Desde el balcón tenéis unas vistas maravillosas de todo París. La Basílica fue terminada de construir en 1914. Por fuera es todo un espectáculo, por dentro es bastante austera. Entrada gratuita. Después decidimos perdernos por las callecitas de este pintoresco barrio, pasamos por el Museo de Montmartre (estaba cerrado), los Viñedos, que es una parcela pequeñita y la maravillosa y famosa Plaza de los Pintores.

 

Después de disfrutar de este hermoso barrio cogimos el metro más cercano hasta la Plaza de la Bastilla, un lugar muy histórico para la ciudad. La bastilla albergaba una fortaleza que defendía las puertas de la ciudad. Más tarde el Cardenal Richelieu la convirtió en una prisión. Fue escenario del primer acto de la Revolución de 1789, cuando se tomó y se liberaron los reclusos. Hoy podemos ver el Edificio de la Ópera, la Columna de Julio y el Canal Saint-Martin. (La verdad esperaba que al ser un sitio tan histórico fuese más bonito).

 

Seguimos nuestro paseo y fuimos a la Place des Vosgues, la plaza más antigua de París. Se encuentra en un barrio cosmopolita y de moda en París. En el numero 6 encontraréis la casa del famoso escritor Víctor Hugo. Paseamos por Rue Rivoli, por la que podéis hacer compras.

Y teníamos muchas ganas de ver el edificio del Museo Pompidou. Es como si estuvieras frente a una fábrica con tubos de colores, pero alberga una de las mejores colecciones de arte moderno y contemporáneo del mundo. Fue inaugurado en 1977. Entrada: adultos 12-14€, de 18-25 años 10-11€, menores de 18 años gratis.

 

Y nuestra última visita este día fue al Hôtel de Ville (Ayuntamiento de París ), es un edificio precioso y fue genial poder disfrutar en la plaza con pantallas gigantes, la final del Torneo de Roland Garros. 

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *