Copenhague

Una visita rápida pero intensa a Copenhague

 

Llegamos a Copenhague vía crucero a las 8 de la mañana. Teníamos hasta las 6 de la tarde para poder disfrutar de ella. Eso sí, nos calzamos​​ muy pero que muy cómodos, el día iba a ser intenso. No pensábamos venirnos sin ver lo mejor de Copenhague. Para poder ir al centro de Copenhague cogimos un bus que ponía la compañía, nos costó 15€/persona. El trayecto era desde el barco al centro, tardó como unos 10 minutos o quizás un poquito más. Podéis ir desde donde atraca el barco dando un buen paseo, pero nosotros no quisimos perder tiempo y fuimos rápidamente. El bus nos dejó muy cerca de Vor Frue Kirke o Nuestra señora de Copenhague.

 

 

Como era muy temprano cuando llegamos y encima domingo, estaba todo cerrado. Recorrimos la larga y conocida calle Stroget. Es la zona peatonal de tiendas más grande de Europa., así  que es el cielo para la gente como yo, que nos encantan las tienditas.

 

 

Al final​​ de esta calle llegamos a la plaza del ayuntamiento, Radhusplasdsen, que antiguamente era un mercado de heno y una de las puertas de entrada a la ciudad (he de decir que me decepcionó ver la plaza llena de porquería, estaba llena de vasos, bolsas, etc). El​​ ayuntamiento es el edificio de ladrillo color rojizo. Se construyó de 1892 a 1905. La torre del reloj mide 106 metros. (Nosotros no pudimos entrar, estaba cerrado). Pero su visita guiada es interesante para poder ver el reloj astronómico de Jen Olsen (apunto esta visita para la siguiente vez que vaya).

 

 

Justo al lado está la estatua del escritor de cuentos Hans Chritian Andersen.

 

 

Y enfrente, el parque Tívoli. Es unos de los parques de atracciones más antiguos del mundo. Dicen que tiene mucho encanto​​ y que merece la pena entrar (nosotros no teníamos tiempo de pararnos tanto).

 

 

También podemos ver el museo Ny Calsberg Glyptotek. A finales del siglo XIX, Carl Jacobsen donó al publico su colecciones de arte moderno y antiguo. El museo fue inaugurado en el 1906.

 

 

Más adelante, llegamos a Christiansborg Slot. Es la sede del Parlamento Danés. El edificio es relativamente moderno, ya que se terminaron las obras de restauración en 1928. Este palacio es el único en el mundo que acoge bajo un mismo techo las tres ramas del poder: ejecutivo, legislativo y judicial. Se puede visitar la torre y el salón del trono (pero claro no teníamos tiempo de entrar, solo estuvimos por fuera). La entrada cuesta 150DKK, sobre unos 20 euros.​​ 

 

 

Muy cerca encontramos el llamativo edificio de la Bolsa o conocido como Borsen, que está cerrado al público, pero no puedes irte sin verlo. Llama la atención el capitel de dragones con la cola enroscada de 55 metros (para mí es un edificio bastante bonito).

 

 

Cruzando el puente dejamos atrás esta isla y tuvimos unas vistas muy bonitas del edificio Black Diamond, que es la Biblioteca real, un edificio muy moderno.

 

 

Y seguimos nuestro camino entre canales.

 

 

 

Hasta que llegamos a la Iglesia de Nuestro Salvador. Es uno de los​​ miradores preferidos de la gente del lugar, pero no tan conocido por los turistas. Os recomiendo subir, aunque no es apto para gente con vértigo. La subida es bastante empinada, con 400 escalones, pero eso no es lo peor. Cuando llegas a mitad de la torre,​​ sales a unas escaleras que suben por el exterior de la torre, es decir, por fuera!!!!!!! Os lo recomiendo. A nosotros nos encantaron las vistas de la ciudad, son una pasada, y la subida bastante divertida. La entrada son 40DKK, sobre unos 5€.

 

 

 

 

Y​​ justo detrás de esta iglesia encontramos Christiania, y es que teníamos muchas ganas de conocerlo. Es un espacio independiente de Dinamarca con auto gobierno. Tomaos tiempo para descubrir este sitio tan especial. no tengáis prejuicios. Eso sí, leed las normas, no les sienta bien verte hacer fotografías, ya que está prohibido. Podéis tomaros algo en sus cafeterías o comprar en sus puestos. Las mayorías de las cosas son hechas a mano y es más barato que en la ciudad. Quizás leáis algo en Internet sobre esta zona y os de reparo ir, ni caso, es totalmente seguro. A nosotros nadie nos ofreció droga ni nos sentimos inseguros (me encantó este “barrio”).

 

 

 

 

Con turbo en nuestros pies corrimos a ver Nyhavn o puerto nuevo, donde antiguamente era epicentro de​​ pescadores y prostitutas. Un barrio con mala fama. Hoy es la imagen más conocida de Copenhague, con sus casas coloridas. Es un sitio ideal para pasear o tomar algo, pero como no teníamos tiempo, seguimos  corriendo.

 

 

 

Y diréis por queeeeee tanta prisa!!!!!!! Pues porque íbamos tarde para ver el cambio de guardia en el palacio Amalienborg Slot. Cuando llegamos ya estaba empezado. Empieza a las 11:30 y se hace solo cuando está la reina en el palacio. Dura media hora más o menos. La plaza estaba llena de gente. La verdad, es un espectáculo divertido.

 

 

 

Y ya más tranquilos paseamos entre el palacio, que son cuatro edificios y son la residencia oficial de la familia real danesa. Fue construido entre 1750-1768, pero no fue hasta el 1794 cuando la​​ familia real se trasladó ahí, porque el palacio real se incendio. La entrada cuesta 95 DKK sobre unos 13€.

 

 

 

Frente al palacio de Amalieborg encontramos la iglesia Marmorkirken o iglesia de mármol. Impresiona ver su enorme cúpula que es muy parecida a​​ la de San Pedro del Vaticano. La entrada en gratuita. Es una iglesia Luterana. Acostumbrados a ver este tipo de iglesias, que suelen ser más austeras, esta os sorprenderá. A nosotros nos gustó bastante. 

 

 

Y ya era hora de tomarnos un pequeño respiro y​​ comer algo. Atravesamos el palacio y llegamos al paseo que da al agua, y me enamoré de las vistas que había del edificio de la Opera,  frente al agua. Justo había un carrito super oportuno de los famosos perritos calientes de Copenhague (soy fan de los perritos calientes, ya ya lo sé... no es sano, pero por una vez…) Tenéis que probarlos, creo que es uno de los más ricos que he probado nunca.

 

 

Pusimos caminito a la Sirenita por la calle del puerto. Pasamos por el Royal Cast Collection, un museo de escultura ubicado en un antiguo almacén de azúcar y ron. En su puerta había una copia de la escultura del David de Miguel Ángel.

 

 

Llegamos al parque Kastellet o parque Churchill. Es un sitio bastante bonito y tranquilo, donde vemos un molino de viento, una iglesia anglicana y la fortaleza Kastellet. Si tenéis tiempo es una visita bonita (lo más importante, había baños públicos en el parque).

 

 

Y muy cerca está, la famosiiiiiiisimaaaaa Sirenita, símbolo de la ciudad. Su construcción fue inspirada por el cuento de Hans Christian Andersen. La cola para hacer una foto era kilométrica. Después de esperar un buen rato nos hicimos la foto (la verdad, es un escultura bastante pequeña, pensé que sería más grande y encima para acceder tienes que ir de piedra en piedra).

 

 

Seguimos nuestro camino y pasamos por el barrio Nyboder, que antiguamente fue un barrio militar. Está muy bien conservado y es conocido por sus casas amarillas.

 

 

Cerca está el Castillo de Rosenborg, construido en el siglo XVII y usado como​​ residencia veraniega. El edificio es de ladrillo rojo y de pequeñas dimensiones. Dentro se puede visitar un museo de historia danesa. El precio es de 105DKK, unos 14€. Aunque lo que destaca son sus jardines (ohhhhh no os los podéis perder, están llenos de​​ gente tumbada tomando el sol, haciendo picnic o leyendo un libro. Es un sitio genial para relajarse y encima es súper bonito).

 

 

Salimos por una de las 4 puertas de entrada a los jardines de Rosenborg y nos dirigimos a la Rundetarn o Torre Redonda, que alberga un observatorio astronómico. La entrada cuesta 25DKK, unos 3€.

 

 

Y ya se acercaba la hora de volver a la zona donde nos esperaba el bus que nos llevaría de vuelta al barco. Cuando llegamos a la iglesia Vor Frue Kirke, que es donde empezamos el​​ día, estaba abierta así que dijimos... todavía nos queda un poco de tiempo para entrar. Es la Catedral de la ciudad y está dedicada a la virgen María. Es luterana, así que es bastante austera (no nos gustó demasiado).

 

 

Y esta fue nuestra última visita a​​ los monumentos de Copenhague, pero antes de montarnos al bus nos dio tiempo a pasear por la famosa calle Stroget y hacer compritas en sus tiendas.

 

Esta visita fue tan rápida que apenas pudimos disfrutar de esta preciosa ciudad, pero le sacamos todo el jugo que pudimos.

 

Recuerda, en Copenhague la moneda es la Corona Danesa, pero aceptan el euro en sus tiendas. Pero recuerda que al hacer el cambio se van a aprovechar y vas a salir perdiendo 1€, son aproximadamente 8DKK.

​​ 

Si tenéis alguna duda os ayudaremos con mucho gusto.

 

 

2 Comentarios

  1. Hello ,

    I saw your tweet about animals and thought I will check your website. I like it!

    I love pets. I have two beautiful thai cats called Tammy(female) and Yommo(male). Yommo is 1 year older than Tommy. He acts like a bigger brother for her. 🙂
    I have even created an Instagram account for them ( https://www.instagram.com/tayo_home/ ) and probably soon they will have more followers than me (kinda funny).

    I wanted to subscribe to your newsletter, but I couldn’t find it. Do you have it?

    Keep up the good work on your blog.

    Regards
    Wiki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *